Santuario

de Nuestra Señora

de la

PEÑA DE FRANCIA

 

 

37620 EL CABACO (Salamanca) España

Apartado, 17 - SALAMANCA

Telf. 923 164 179 - Móvil 610 075 589

 

santuariopdefrancia@gmail.com

¿Dónde estamos?

Reseña Histórica

Plano del Santuario

Con Acento

Fotografías 

Poemas, Cantos ... 

Celebraciones

Cuaderno del caminante

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Sección de Vídeos

 

 

 

EL FUEGO HA BORDEADO LA PEÑA DE FRANCIA

 

Los informativos de televisión han mostrado durante el mes de julio imágenes desoladoras de una parte del paisaje que se contempla, sorpresa y admiración, desde la Peña Francia. Tras dejar atrás la llanura acercarnos al pie de la montaña, habiendo superado El Cabaco, vamos descubriendo un paisaje que contrasta con esa llanura árida donde solo crece la encina. De repente, aparece un paisaje boscoso, donde el roble, el pino y el brezo, arropados por los helechos, van dando a la subida a la Peña un tono sorprendente. El bosque ha crecido airoso y esa subida se convierte en un descanso para la vista que va buscando entre los árboles el Risco donde se asienta el Santuario. Allí está la imagen de María que, desde tiempos antiguos, atrae a los hombres para encontrarse, más fácilmente, con lo sobrenatural. Todo ese bosque que nos acompaña en la subida es un escenario frágil, expuesto a las inclemencias del tiempo y a la insensatez de las personas. En cualquier momento puede quedar arrasado y convertirse en un bosque fantasmal. Es lo que nos ha recordado este mes de julio.

 

 

(Seguir leyendo...)

 

 

Mira, allí está… mi pueblo.

Y encima de nosotros, el sol… igual para todos

 


Con brazo extendido, señalador y entusiasta, muchos de los que suben a La Peña son vecinos de los pueblos aledaños que desde arriba se ven minúsculos. Aunque no se vean bien, lo que importa es el entusiasmo y querencia por lo suyo. Por la noche, el paisaje se impregna y se motea de pequeños núcleos de luces…y al fondo, muy al fondo, en noches diáfanas, siempre refulgente, el resplandor de Salamanca. Y viene a la memoria el largo poema de Unamuno; hemos de conformarnos con la 1ª estrofa:

 

Alto soto de torres que al ponerse

tras las encinas que el celaje esmalta

dora a los rayos de su lumbre el padre

Sol de Castilla;

bosque de piedras que arrancó la historia

a las entrañas de la tierra madre,

remanso de quietud, yo te bendigo,

¡mi Salamanca!

 

(Seguir leyendo...)

 

 

mangelsvr@gmail.com