Santuario

de Nuestra Señora

de la

PEÑA DE FRANCIA

 

37620 EL CABACO (Salamanca) España

Apartado, 17 - SALAMANCA

Telf. 923 164 179 - Móvil 610 075 589

 

santuariopdefrancia@gmail.com

¿Dónde estamos?

Reseña Histórica

Plano del Santuario

Con Acento

Fotografías 

Poemas, Cantos ... 

Celebraciones

Cuaderno del caminante

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Sección de Vídeos

 

 

La Peña, paisaje con figuras

Mejor, figuras con paisaje

 

 

Los paisajes, por muy bellos que sean, si no son vistos, mirados o contemplados, por alguien, son bellos cuadros pictóricos que pueden causar una magnífica impresión momentánea, que se retienen en la retina del corazón durante un tiempo, pero que después desaparecen sino encuentra uno en ellos un motivo para volver, para recordar o para recomendar.

 

En Baden Baden, ciudad que visité hace algunos años y a cuyo balneario iban Thomas Mann y Hermann Hesse, encontré en su museo un cuadro del catalán Baldomer Galofre con el título Paisaje con figuras. Al ver el título -lo mismo que al lector ahora- me hizo recordar aquella serie televisiva con el mismo título evocador, Paisaje con figuras. Antonio Gala, casi seguro y conociendo su estilo literario, su cultura nada común, tomaría de ese cuadro el título de aquella serie de éxito de principios de los años ochenta, una serie que supo dar a los paisajes de distintas épocas de la historia española, los suficientes personajes bien perfilados para que no fuesen paisajes muertos sino paisajes con vida, transitados por personajes hacedores de historia.

 

 

 

(seguir leyendo...)

 

 

El santuario y sus variados visitantes

 

 

La Peña de Francia -1723 metros de altitud- es un observatorio singular donde se contempla el comportamiento de la familia humana. La iglesia es una parte significativa de ese observatorio. Por allí pasan grupos variados. Sorprende ver a los que entran con ropas mínimas, con las que nunca se presentarían en ningún acto público; allí lo hacen sin pensar dónde está lo correcto dado el lugar que visitan. Uno se siente inerme ante la descortesía, -¿mejor desfachatez?- de quienes se permiten atravesar la iglesia como si se tratara de una playa soleada.  El respeto va siendo algo exótico para algunos. Casi siempre esos comportamientos desafortunados van acompañados de la manida frase: “vivimos en democracia”. Sin comentarios, pienso. Todo da igual. Tal vez ignoren que la iglesia es un lugar distinto donde las personas acuden a rezar, a pensar, a dejarse invadir por la paz que supone estar en un espacio que han transitado muchos hombres y mujeres deseosos de acercarse a Dios.

 

 

(seguir leyendo...)

 

 
 

mangelsvr@gmail.com