Santuario

de Nuestra Señora

de la

PEÑA DE FRANCIA

 

 

37620 EL CABACO (Salamanca) España

Apartado, 17 - SALAMANCA

Telf. 923 164 179 - Móvil 610 075 589

 

santuariopdefrancia@gmail.com

¿Dónde estamos?

Reseña Histórica

Plano del Santuario

Con Acento

Fotografías 

Poemas, Cantos ... 

Celebraciones

Cuaderno del caminante

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Sección de Vídeos

 

 

 

Entrar en el Santuario con respeto y confianza,

pero sin miedo

 

Antes de entrar de lleno en el Santuario, déjenme transcribir un texto del que se sirve José Jiménez Lozano, en su magnífica obra “Guía espiritual de Castilla”. Creo que puede ayudarnos a entender mejor la austeridad arquitectónica del conjunto religioso, lo que los arquitectos denominan “fábrica” o construcción hecha a base de piedras o ladrillos trabados normalmente con mortero. En La Peña no hay ladrillo, solo puro granito, ligado con mortero de la época que aumenta la adhesión pétrea. La fábrica se traba en forma de diversos aparejos y conforma los parámetros y plementarías de los paños, así como de estructuras arquitectónicas básicas como arcos, bóvedas y cúpulas. Todos ellos suelen denominarse de manera genérica "estructura fabriles" que permiten la modularidad de la obra; de ahí la denominación de "fábrica" en su conjunto para estos tipos de construcciones.

 

Como comprenderán, de esto no entiendo nada; me limito a consultar. De saber algo es del texto de Isaías: "la piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la piedra angular" con referencia simbólica a Cristo, utilizado después en los Hechos de los apóstoles 4,8-12; "Jesús es la piedra que desechasteis vosotros, los arquitectos, y que se ha convertido en la piedra angular".

(Seguir leyendo...)

 

 

Mira, allí está… mi pueblo.

Y encima de nosotros, el sol… igual para todos

 


Con brazo extendido, señalador y entusiasta, muchos de los que suben a La Peña son vecinos de los pueblos aledaños que desde arriba se ven minúsculos. Aunque no se vean bien, lo que importa es el entusiasmo y querencia por lo suyo. Por la noche, el paisaje se impregna y se motea de pequeños núcleos de luces…y al fondo, muy al fondo, en noches diáfanas, siempre refulgente, el resplandor de Salamanca. Y viene a la memoria el largo poema de Unamuno; hemos de conformarnos con la 1ª estrofa:

 

Alto soto de torres que al ponerse

tras las encinas que el celaje esmalta

dora a los rayos de su lumbre el padre

Sol de Castilla;

bosque de piedras que arrancó la historia

a las entrañas de la tierra madre,

remanso de quietud, yo te bendigo,

¡mi Salamanca!

 

(Seguir leyendo...)

 

 

mangelsvr@gmail.com